ARTE PÚBLICO CONTACTO ENLACES
subir subir


La cruz del Sur. 3. Memoria, arte y política
Leído en la Mesa Debate: Memoriales, Monumentos y Museos.
Participaron los artistas plásticos Juan Carlos Romero, Diana Dowek, Marcelo Brodsky y Hugo Vidal, y además la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela Carloto.

Texto

Hablar como pensando en voz alta, elevando la voz pero sin levantarla, sin alejarla del lugar...
Parafraseando el título general de este coloquio se puede decir que la desaparición en la memoria, en el arte y la política, fue la búsqueda o la razón de la ejecución de las desapariciones físicas.
Entonces este coloquio está atravesado por una extraña ausencia, por una ausencia que se extraña, por una ausencia que nos extraña, por una ausencia que continúa. Es una ausencia en proceso.
Y así atraviesa todo, tanto que a veces enmudece. Y lo propio parece ajeno...
Esta situación se puede pensar como un terreno minado, en esa geografía es posible desplazarse con planos aprobados o manejarse a pura intuición.
Pareciera que tenemos libertad.
Como en otros ámbitos hay muy pocas certezas, y tal vez por eso a veces se dan búsquedas encontradas.
Estas búsquedas encontradas abren el espectro del debate y sostienen la posibilidad de revisar nuestras propias verdades, incluso desmentirlas.
Deliberadamente utilizo algunas palabras, tales como: proceso, libertad, general, espectro, búsqueda, política, verdades, etc. Con la intención de readoptarlas.
Siento que en ellas también sucedieron desapariciones, desgastes, despistes y detenciones.

Algo similar ocurre con respecto al espacio público, formalmente de todos aunque con dueños o apropiadores, que tratan o consiguen colocarnos en el lugar de intrusos.
En lo personal, durante gran parte de mi vida todo espacio me fue ajeno, y por eso a cada istalación la siento como un espacio ganado.
Parque de la memoria, un terreno de la memoria, un paisaje posible.
Paisaje de la memoria. País/ajeno, entonces así puedo decir pasisaje/sí.
Obviamente este tema formaba parte de nuestro paisaje, como una imposición, un mandato de ausencia, para ausentarnos. Se trata entonces de subvertir esa ausencia para que nos interrogue desde otro lugar, ese otro lugar que nos permita salir a ocupar lugares...
Y para eso creo que hay que tratar de intervenir en todo lugar que se abra al tratamiento del tema. Intervenir en y sobre el paisaje, tal y como está dado aquí y ahora. Así el contexto pondrá a prueba nuestros textos.
Por eso en el caso de nuestro proyecto abordamos el tema en el sitio preciso, el agua, con los elementos afines, las boyas.
Produciendo así un señalamiento. Incluso de horarios, pues la mayor efectividad de este trabajo es nocturna, aunque de día no es invisible.
En lo que respecta a la imagen propuesta, La cruz del sur, fue elegida por su función de brújula en nuestro hemisferio para los navegantes, atrevidos o extraviados.

Hugo Vidal
Agosto 1999


subir
subir subir subir