ARTE PÚBLICO CONTACTO ENLACES
una_intervencion_en_la_plaza
no hay obras anteriores obra siguiente Una intervención en la plaza
2005 | Intervención-instalación en Plaza de Mayo par el Festival Internacional de Teatro.
Más fotos de la misma obra
f1 f2 f3 f4 f5

1.
Puestos a pensar una intervención en el espacio público de la ciudad de Buenos Aires, a la que reconocemos como el centro político de nuestro país, nos encontramos puestos a pensar una intervención en el centro político de la ciudad, a nuestro entender ese espacio público, aquí y ahora, es la Plaza de Mayo.
Es el espacio de la plaza original de la ciudad, es el espacio de la suma de las gestas que permanecen en nuestra memoria o en nuestros olvidos.
Sobre este espacio se realizaron y se realizarán operaciones simbólicas variadas.
Podemos decir que es un terreno de disputa, un terreno en disputa.
Un terreno de encuentros y desencuentros.
Un terreno al que definitivamente no se pudo ni puede desactivar.

2.
Las fuentes en el espacio de la plaza nos expresan, nos demuestran la disposición, el diseño de algunas simetrías.
Deliberadamente se elige operar sobre dos de las cuatro existentes, intentando alterar aquella disposición, aquella simetría originalmente propuesta para conformar este espacio.
En este caso trabajamos sobre las fuentes que permanecen fuera del vallado instalado.
Es decir, trabajamos con las fuentes accesibles. Física y simbólicamente.
El vallado fragmenta el espacio de la plaza actualmente, este trazado nos esta exhibiendo allí una otra simetría, que nos está explicitando asimetrías subyacentes, en un plano mas amplio, en un relato mayor.

3.
Al proponernos intentar congelar un par de las fuentes de la Plaza de Mayo somos conscientes de la imposibilidad de congelar esa situación. Esos sitios.
Entonces estamos explicitando lo vano de esos intentos, exhibiendo la finitud casi exacta y mensurable de esos intentos.
Esta prueba, o ensayo, aportará pruebas en ese sentido, es decir pone en escena los cambios de estado…del elemento, en este caso de sólido a líquido.
Y así continuar el recorrido.
Aunque claramente no clausura los intentos en contrario, afirma la continuidad del recorrido. Esa posibilidad.

. . . . . .

Memoria técnica:

Trabajaremos sobre dos de las cuatro fuentes de Plaza de Mayo.
Es nuestra intención recrear en cada una de estas fuentes un espejo de agua congelado.
Utilizaremos con este fin barras de hielo dispuestas según se indica en planos.
Se utilizarán barras de hielo producidas industrialmente de 1.00 metro de largo por 20cm de ancho y 12 cm de espesor.

Sugerimos disponer un entablonado de madera en el fondo de las fuentes para proteger los caños que las recorren y conseguir al mismo tiempo una superficie de apoyo perfectamente plana. Sobre esta superficie se extenderá un film plástico de color celeste similar al existente en el interior de la fuente para ocultar la trama de madera.

Sobre este entablonado se ubicarán las barras de hielo en capas. Dos ó tres capas según se evalue durante el desarrollo del proyecto, de acuerdo a las exigencias estéticas y/o técnicas.
Las barras de hielo en contacto se “sueldan” constituyendo un bloque de superficie plana y continua y de gran inercia térmica.

Durante todo el proceso de descongelamiento el bloque permanece fisicamente monolítico, pero por otra parte se van acentuando las transparencias del hielo, evidenciándose así alguna aparente profundidad, casi un juego vertiginoso de reflejos donde gradualmente se hace presente el celeste del fondo. Transparencias formales e históricas en aguas duras.

Durante el mes de septiembre, se estiman temperaturas que oscilan entre los 10º y 19º centígrados. Después de experiencias realizadas, en condiciones desfavorables, con temperaturas promedio de 25ºC y utilizando una superficie reducida de hielo de 1m2 y de 12 cm de espesor, podemos estimar que una (1) capa de hielo tarda en licuarse más de 24 horas.
De acuerdo a estas experiencias decidimos disponer dos ó tres capas de barras de hielo. Procederemos a instalarlas durante la noche, para que las fuentes amanezcan congeladas.

El cambio de estado, el proceso de licuado, puede demorar entonces 2 ó 3 días, según se coloquen más o menos capas de hielo, poniendo en escena así todo el ciclo que va desde el congelamiento al descongelamiento.